Nueve historias contadas en nueve espacios de confort y relax

Sacha Mistol: Síntesis de las Artes con espíritu cordobés

Un hotel boutique reinventa el concepto de la calidad sobre la exclusividad


© 2016 Dave V / Raoul Men

En el mundo de la construcción el arte siempre ha sido un elemento fundamental. La belleza y la funcionalidad se cruzan en una ciencia que llamamos arquitectura. El valor de un edificio funcional siempre, absolutamente siempre, será menor al valor de ese mismo edificio funcional y además bello.

Esta verdad universal se siente, se palpa, en construcciones como el Empire State o la Torre Eiffel. El primero es un edificio de oficinas y la segunda es una torre de comunicaciones. Ambos son únicos no por su funcionalidad, hay millones de torres de comunicaciones y edificios de oficina, sino por su belleza. Gracias a su arquitectura solamente hay una Torre Eiffel y solamente hay un Empire State.

Sin duda, existe un atractivo innegable en la belleza arquitectónica. Un atractivo que inspira y relaja, que expande la creatividad y alimenta al alma. Esto evidentemente ha llevado al mundo de la hostelería a dedicar una especial atención a la arquitectura. Tiene un enorme valor para esta industria: crea prestigio, crea atmósfera, crea belleza. Tres elementos clave en el éxito de cualquier hotel.

Por ello encontramos algunos de los ejemplos arquitectónicos más espectaculares del mundo entre los hoteles, algunos como el Room Mate Aitana de Amsterdam, que está construido prácticamente sobre las aguas en una isla artificial a 300 metros de la Estación Central, se dedican al gran público. Ofreciendo más de 200 habitaciones con diseño de interior de alto nivel y con una estructura exterior basada en una serie de planos y contra-planos en ángulos de 60º recubiertos de vidrio. Una proeza de la ingeniería y de las artes.

Sin embargo, está comenzando a crecer un poderoso mercado exclusivo que maneja, dentro del mismo criterio del arte expresado arquitectónicamente, un target mucho más reducido, más cuidado, y que se prefigura bajo el nombre de “hoteles boutique”.

Un espacio verdaderamente especial


© 2016 Dave V / Raoul Men

El Sacha Mistol Art hotel de Córdoba, Argentina, es una apuesta clara a la fusión del arte y la hostelería a un mayor nivel. Se acerca y se inscribe dentro de un concepto creado por el reconocido arquitecto latinoamericano Carlos Raúl Villanueva llamado “la síntesis de las artes” donde el espacio habitable está salpicado, definido y construido gracias a obras de arte.

Es el primer hotel boutique temático de la ciudad de Córdoba, y las piezas de arte se cuelan para deleite del visitante, por todos los rincones de una antigua y señorial casona. En el Sacha Mistol, cada habitación conjuga de una manera única el confort con una intervención realizada por un artista plástico.

Con solo nueve habitaciones, el Sacha Mistol redefine el concepto de exclusividad a un nivel de absoluta excelencia. Sus espacios son cuidados con un esmero imposible de obtener dentro de un gran hotel, sometido a los rigores de la masificación, pero que aquí en este pequeño pedazo de cielo cordobés no afectan ni entorpecen la estancia del visitante.

Santa Rosa, El Sueño, El Poeta, Rivera o Mujer en el Jardín, son los nombres de algunas de las habitaciones de este hotel-galería, y en su interior nueve artistas plásticos han desarrollado un concepto a través de sus piezas que deleita y acompaña al visitante.

Esta capacidad de convertir la experiencia de la estancia en una experiencia artística, le da un inmenso valor agregado al Sacha Mistol, transformando la mera estancia en el hotel en una forma de turismo per se.

Por su búsqueda para redefinir los parámetros de que es Calidad dentro del mundo de la hostelería, por ofrecer una síntesis de las artes sumergiendo al visitante en una fusión perfecta de función y forma, y por su esmerada atención de cada una de las nueva estancias y sus huéspedes, Business Initiative Directions considera al hotel Sacha Mistol como un ejemplo internacional de la Calidad y la Excelencia, otorgándole el galardón BID International Quality Award 2016 en reconocimiento a su compromiso con la Cultura de la Calidad.

SOBRE BID Y EL PREMIO WORLD QUALITY COMMITMENT:


BID es una organización privada e independiente fundada en 1984, cuya actividad primaria es la comunicación empresarial orientada hacia la calidad, la excelencia y la innovación en la gestión empresarial. Como líder de la difusión de la cultura de la calidad, BID reconoce a esas empresas y organizaciones que dirigen las actividades más importantes en el mundo de los negocios y es considerada la organización fundadora de la difusión de la cultura de la calidad, la excelencia y la innovación en 179 países. Este trofeo simboliza un compromiso con los principios de la calidad. El modelo de gestión QC100 Total Quality Management, junto con el programa Quality Mix, cubren en los medios de comunicación lo ocurrido durante la convención y su impacto en la comunidad y el sector empresarial, creando una plataforma inigualable para la mejora continua dentro de la organización y un reconocimiento de los logros de la empresa a nivel internacional. Los premios se entregan a aquellos que están comprometidos con la mejora de la cultura de la calidad basada en los principios del modelo QC100 Total Quality Management. Los candidatos son propuestos por líderes de empresas que han sido anteriormente galardonadas y que consideran merecedores de este premio. También pueden resultar nominados los candidatos que tengan méritos especiales. El Comité de Selección del Premio Internacional BID a la Calidad elige entre ellos a las empresas ganadoras que reciben el premio en Nueva York, París, Ginebra, Fráncfort, Madrid y Londres.