Obesidad infantil

Somos lo que comemos

Q-Group Food Safety impulsa mejoras en la industria alimentaria


© 2015 David Vega / Raul Mena
Después de la campaña liderada por Michelle Obama contra la obesidad infantil en EE.UU., muchos países decidieron también empezar a preocuparse por la alimentación de los más pequeños, así como de la de la población en general. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad infantil constituyen uno de los principales problemas de salud pública de este siglo. De los 7.000 millones de personas que hay en el mundo, casi un tercio de la población no tiene un peso adecuado desde el punto de vista de la salud y esta costumbre que hemos adquirido de comer mal se la estamos transmitiendo a los niños. Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para remediar esto?

La comida a examen


Primero, antes de valorar los datos y proponer soluciones, vamos a definir los parámetros del sobrepeso y la obesidad. El Índice de Masa Corporal (IMC) es el parámetro utilizado por los científicos para saber si una persona está dentro de los niveles adecuados de peso. El IMC se obtiene de la división entre el peso de la persona (en kilos) sobre el cuadrado de la altura (en metros). Una persona que supere el intervalo de 25 y 29 (dependiendo de la constitución de la persona, edad y sexo) se considera una persona con sobrepeso y más de 30 se considera obeso.

Ahora que ya tenemos identificado el problema, es necesario comentar algunos datos de Argentina. Según una encuesta sobre salud escolar que se realizó en Argentina en el año 2012 a adolescentes de 13 a 15 años, ha habido un aumento de sobrepeso en los últimos cinco años, pasando del 4,4% al 5,9%. Las causas principales se pueden resumir en varios puntos fundamentales de la alimentación como por ejemplo, el hecho de no consumir 5 porciones diarias de frutas y verduras o el consumo de 2 o más bebidas azucaradas por día.

Los niños y adolescentes de hoy en día consumen mucha bollería industrial, que además de contener un montón de calorías, tiene grasas vegetales y grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas, cuyo exceso puede perjudicar la salud cardiovascular. Las grasas hidrogenadas por ejemplo son utilizadas por los fabricantes por su bajo precio y porque los productos elaborados con ellas pueden permanecer durante más tiempo en las estanterías de los supermercados. Sin embargo, estas grasas están catalogadas dentro de las llamadas "grasas malas" cuyo exceso contribuye a aumentar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Las "grasas o aceites vegetales" que están presente en este tipo de bollería son aceites de coco y de palma, que si bien son de origen vegetal, son ricas también en grasas saturadas y por lo tanto poco saludables.

¿Cuál es la solución? Lo principal es no abusar de este tipo de alimentos e intentar sustituirlos por productos preparados en casa, para hacerlos con grasas saludables como los aceites de oliva o girasol e incluir fruta o productos lácteos.

Por norma general, la comida casera, es mucho mejor que la preparada y por lo tanto lo mejor es comer una dieta equilibrada donde estén presentes las frutas, las verduras, las legumbres y los frutos secos. Hay que evitar el consumo de alimentos muy procesados y tomar pan y alimentos procedentes de los cereales, como arroz y pasta, que sean integrales. Los productos lácteos y los yogures nos aportan calcio y son buenos para los huesos, así que son nuestros aliados. La carne roja se tendría que consumir con moderación. Las carnes procesadas, en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos. El pescado también es esencial para comer equilibradamente, pero sin embargo los huevos hay que tomarlos con moderación. Por último, las comidas se deben acompañar de agua, en vez de bebidas azucaradas.

La alimentación es una parte fundamental de nuestra vida ya que somos lo que comemos, por eso es importante que haya empresas que se preocupen por mantener unos altos estándares como es el caso de Q-GROUP Food Safety (Quality Group).

Q-GROUP Food Safety premiada por BID


Esta empresa Argentina que ha sido galardonada para recibir el World Quality Commitment, se centra en realizar mejoras en la industria alimentaria, a través de la implementación de las diferentes normas de calidad.

© 2015 David Vega / Raul Mena
Además Q-GROUP Food Safety ofrece servicios de asesoramiento dentro de la Industria de alimentos a través de diferentes servicios, que se ajustan a las necesidades de cada cliente para que puedan crecer y ser competitivos.

Fundada sobre el importante valor de la calidad, Q-GROUP Food Safety fue socio de la Alianza SIC con AIB International desde 2007 hasta la disolución de la misma en América Latina (en diciembre 2014), y ahora forma parte de la nueva alianza: FPI (Food Product Integrity).

A lo largo de su experiencia acompañando a los clientes de Q-GROUP a través de las jornadas de capacitación y educación de la empresa, han podido ser testigo de los cambios de actitud de los empleados, relacionados con el crecimiento personal y empresarial, así como también de desarrollo y del fortalecimiento de su cultura de calidad.

Algunas de las conocidas empresas que han trabajado con Q-GROUP Food Safety son Bimbo, Cadbury o Arla, entre otras y entre las que han recibido algún curso organizado por Q-GROUP Food Safety se encuentran Kraft, Pepsico, Coca-cola y Danone.

El comité de selección de BID incluyó a Q-GROUP Food Safety en su selección de empresas ganadoras no solo por su política de calidad, sino porque su objetivo es impulsar mejoras en la industria alimentaria. Por todas estas razones, Q-GROUP Food Safety ha sido seleccionada para recibir el premio BID World Quality Commitment en 2015 en la convención de París.

BID y el Premio World Quality Commitment


BID es una organización privada e independiente fundada en 1984, cuya actividad primaria es la comunicación empresarial orientada hacia la calidad, la excelencia y la innovación en la gestión empresarial. Como líder de la difusión de la cultura de la calidad, BID reconoce a esas empresas y organizaciones que dirigen las actividades más importantes en el mundo de los negocios y es considerada la organización fundadora de la difusión de la cultura de la calidad, la excelencia y la innovación en 179 países. Este trofeo simboliza un compromiso con los principios de la calidad y el modelo de gestión QC100 Total Quality Management. El programa Quality Mix ofrecido por la empresa, cubre en los medios de comunicación lo ocurrido durante la convención y su impacto en la comunidad y el sector empresarial, creando una plataforma inigualable para la mejora continua dentro de la organización y un reconocimiento de los logros de la empresa a nivel internacional. Los premios se entregan a aquellos que están comprometidos con la mejora de la cultura de la calidad basada en los principios del modelo QC100 Total Quality Management. Los candidatos son propuestos por líderes de empresas que han sido anteriormente galardonadas y que consideran merecedores de este premio. También pueden resultar nominados los candidatos que tengan méritos especiales.El Comité de Selección del BID World Quality Commitment elige entre ellos a las empresas ganadoras que reciben el premio en Nueva York, París, Ginebra, Fráncfort, Madrid y Londres.