Descubre Los Roques un archipiélago virgen en medio de mar Caribe

Posada la Lagunita: Siete llaves para disfrutar del paraíso

Una estadía de lujo con una atención absoluta al detalle


© 2016 D.Vega / J.Zamo

El Archipiélago de los Roques, comprendido dentro del Parque Nacional de los Roques en Venezuela, es para muchos lo más cerca que se puede estar del paraíso. Sus aguas cristalinas plagadas de guacucos y langostas, sus arenas blancas y sus palmeras verdes lo han convertido en patrimonio de la humanidad según la Unesco, y en destino preferido por nacionales y extranjeros para vivir la experiencia de una perfecta playa tropical.

Más de trescientas islas componen este territorio aún virgen en pleno siglo XXI. En los islotes se pueden encontrar bosques de coral y de mangle, palmeras de uva salvaje de playa, cocoteros y cementerios de caracolas nacaradas, pero ni un solo asentamiento humano. Salvo una isla, Los Roques está fantasmal y magníficamente desolado. Esto no es accidental. El gobierno de Venezuela, desde la época colonial, ha decidido preservar la exuberante naturaleza que allí hace vida, prohibiendo el asentamiento de pobladores.

Esta peculiar protección que abarca ya casi 500 años de celo absoluto, han convertido al archipiélago en uno de los pocos territorios que aún pueden demandar el título de estar, ambientalmente, en un estado casi impoluto.

Solamente la isla principal, Gran Roque, tiene asentamientos humanos. Apenas un centenar de pescadores hacen vida allí, acompañados por menos de una decena de posadas regentadas por sus propios dueños, y construidas para dar alojamiento temporal a los turistas que, de todas partes del mundo, vienen a conocer estas islas. Y es que en Los Roques hay maravillas naturales por descubrir a cada paso.

Un hogar entre las olas


Las tortugas verdes, una de las especies más icónicas de tortugas del mundo, hacen su desove y vida adulta entre las olas de Los Roques. Allí estos magníficos animales, que en muchos casos superan los 100 años de expectativa de vida, encuentran un remanso donde esconderse de la caza indiscriminada que los ha llevado al borde de la extinción.

A su lado hacen vida más de 90 especies de aves exóticas entre las que se cuentan el pájaro bobo de ojos azules, pelícanos, gaviotas, fragatas, golondrinas, aradores, y garzas azules. Esto convierte a las islas venezolanas en uno de los lugares del mundo con mayor biodiversidad del planeta. No en vano una de las zonas más densamente pobladas por aves marinas del mundo es la que se compone entre Isla de Aves (también en Venezuela) y Los Roques. Pero por si aún no fuera suficiente, agregado a las aguas cristalinas, las arenas blancas y la espectacular biodiversidad con la que está bendecido el Parque Nacional de los Roques, como valor agregado, estas islas cuentan con una temperatura estable de aproximadamente 27 grados centígrados durante todo el año.

© 2016 D.Vega / J.Zamo

Por ello, la afluencia de turistas a este paraíso tropical es constante. Un flujo de turistas que se vuelve crucial cuando comprendemos lo aisladas que están estas islas. Sin acceso a algunos servicios básicos, la mayoría de los islotes son inadecuados para estancias nocturnas o largas acampadas. Por este motivo el alojamiento en condiciones y con la adecuada calidad es vital para poder disfrutar de este privilegiado tesoro natural.

Entre la selecta cantidad de pequeñas posadas que tienen permitido operar en Los Roques destaca Posada La Lagunita, un emprendimiento en el formato del hotel boutique, que con solo siete habitaciones ha logrado despertar el interés de los visitantes, granjeándose una reputación por su excelencia, su atención al detalle y su dedicación a la satisfacción del cliente.

Este compromiso con la calidad se manifiesta a través de su esmerado servicio de habitación, sus opciones de masaje y tratamientos de belleza orgánicos, su cocina fusión entre lo artesanal y la vanguardia y las bellísimas siete habitaciones que componen esta exótica y exclusiva posada. Y es que La Lagunita ofrece al visitante todo el confort y lujo necesario para poder sentirse como en casa, en medio de uno de los parajes más exóticos que aún nos guarda la madre naturaleza.

Por todo lo anterior, y reconociendo el mérito tras su inclusión en el Salón de la Fama de TripAdvisor, además de su eficiente atención al cliente y visión emprendedora de ofrecer servicios que van más allá de aquellos requeridos por los huéspedes, siguiendo el modelo establecido por Kano, el equipo de BID a querido otorgar el premio BID Quality Award a Posada la Lagunita en reconocimiento a su excelencia y su compromiso con la Calidad Total. Demostrando que el respeto por el medio ambiente y la actividad turística de lujo pueden convivir cuando la gerencia eficiente y la dedicación toman las riendas.

SOBRE BID Y EL PREMIO CENTURY INTERNATIONAL QUALITY ERA:


BID es una organización privada e independiente fundada en 1984, cuya actividad primaria es la comunicación empresarial orientada hacia la calidad, la excelencia y la innovación en la gestión empresarial. Como líder de la difusión de la cultura de la calidad, BID reconoce a esas empresas y organizaciones que dirigen las actividades más importantes en el mundo de los negocios y es considerada la organización fundadora de la difusión de la cultura de la calidad, la excelencia y la innovación en 179 países. Este trofeo simboliza un compromiso con los principios de la calidad. El modelo de gestión QC100 Total Quality Management, junto con el programa Quality Mix, cubren en los medios de comunicación lo ocurrido durante la convención y su impacto en la comunidad y el sector empresarial, creando una plataforma inigualable para la mejora continua dentro de la organización y un reconocimiento de los logros de la empresa a nivel internacional. Los premios se entregan a aquellos que están comprometidos con la mejora de la cultura de la calidad basada en los principios del modelo QC100 Total Quality Management. Los candidatos son propuestos por líderes de empresas que han sido anteriormente galardonadas y que consideran merecedores de este premio. También pueden resultar nominados los candidatos que tengan méritos especiales. El Comité de Selección del Premio Internacional BID a la Calidad elige entre ellos a las empresas ganadoras que reciben el premio en Nueva York, París, Ginebra, Fráncfort, Madrid y Londres.