Apoyándose en la calidad de la gestión contable y documental de la pequeña y mediana empresa

El Comercio Consultora, organización paraguaya modelo de la satisfacción del cliente

Asesoría financiera, contable y jurídica orientada a la excelencia certificada con el ISO 9001


© 2016 R. Almena / David VG

La capacidad de comprender y controlar los intrincados laberintos financieros e impositivos que existen dentro del ejercicio de cualquier actividad comercial, se ha convertido en una herramienta clave para poder llevar a buen término cualquier negocio.

Y es que la inmensa mayoría de los países basan su financiamiento público en la recaudación impositiva, convirtiéndose esta actividad en una las claves fundamentales para garantizar la vida en sociedad. ¿Se imagina usted una nación sin policía, sin bomberos, sin hospitales o sin escuelas? Pues todo eso depende, en la mayoría de los casos, de los impuestos pagados por las empresas o los emprendedores autónomos.

Por este motivo los gobiernos suelen ser particularmente estrictos en el tema recaudatorio. Naciones como la India y Túnez colocan en un 60% los impuestos para las empresas, pero los primeros lugares en el mundo de los impuestos se concentran en Latinoamérica. Bolivia mantiene un impuesto del 3% sobre todas las transacciones, lo que se lleva el 60% de los beneficios de las empresas, incluso antes de que se apliquen otros impuestos. Sin embargo el laberinto impositivo más complejo es el de Argentina, con su triple combinación de Impuesto a las Ganancias, Impuesto al Valor Agregado y el Impuesto al Ingreso Bruto. Este último impuesto grava los ingresos provenientes del ejercicio habitual y a título oneroso, del comercio, la industria, la profesión, la locación de obras o servicios, etc., cualquiera sea el resultado obtenido, la naturaleza del sujeto que la preste y el lugar donde se realiza.
 

Las alícuotas varían por jurisdicción, según la actividad que corresponda. La alícuota general (aplicable al comercio y los servicios) oscila entre 2.5% y 3.5%. La tasa sobre la producción es generalmente de un 1.5%. Existen tasas diferenciales más elevadas sobre otras actividades como los préstamos y ciertas actividades bancarias.


Este afán recaudatorio, si bien está justificado en la necesidad de sostener las políticas e instituciones públicas que mantienen a la sociedad, puede muy fácilmente llevar a una empresa a la ruina sino cuenta con la asesoría correcta a nivel financiero y contable. Esto no es un juego, controlar y cumplir con los requerimientos impositivos y contables de una nación puede representar el fracaso o el éxito de cualquier emprendimiento.

¿Cómo se puede gestionar desde la Calidad el área fiscal?

© 2016 R. Almena / David VG

El manejo de los aspectos fiscales y contables de una empresa puede ser una carga demasiado pesada para la estructura organizativa propia de cualquier compañía. El personal contable no puede dedicarse a nada más que a llevar el control fiscal, además, su grado de instrucción tanto académico como técnico suele ser elevado y ultra especializado. Esta dualidad hace que sea prácticamente imposible el entrenamiento interno. Pues este personal juega, por así decirlo, con las reglas impuestas desde el Estado donde opera la empresa u organización.

Bajo este escenario la mayoría de las corporaciones de gran tamaño ha recurrido a la fórmula del outsourcing, confiando en empresas especializadas en el manejo fiscal e impositivo, que asumen por ellos el desafío de rendir cuentas de manera clara y correcta ante los entes recaudadores de los diferentes países. Entre estas empresas ultra especializadas destaca la consultora paraguaya El Comercio Consultora, una firma que ha decidido abordar el difícil trabajo de la consultoría fiscal y contable desde una perspectiva holística, donde se ofrecen soluciones integrales a los problemas de sus clientes.

Bajo este criterio El Comercio presenta un paquete de servicios que no solo se limita a la mera acción contable, sino por el contrario, incluye asesoría legal en la constitución de Sociedades Anónimas, Sociedades de Responsabilidad Limitada, Registro de Empresas Unipersonales y asesoría en temas de Derecho Tributario.

Su paquete comprensivo, su abordaje didáctico y su concepción holística del complejo mundo impositivo, hacen que esta destacada consultora paraguaya sea una de las empresas reconocidas este 2016 por BID con el galardón BID Quality Award, una prueba de su compromiso con el abordaje total de los problemas de sus clientes, su dedicación a la satisfacción de sus socios comerciales y su búsqueda de la Calidad y la excelencia.

SOBRE BID Y EL PREMIO CENTURY INTERNATIONAL QUALITY ERA:


BID es una organización privada e independiente fundada en 1984, cuya actividad primaria es la comunicación empresarial orientada hacia la calidad, la excelencia y la innovación en la gestión empresarial. Como líder de la difusión de la cultura de la calidad, BID reconoce a esas empresas y organizaciones que dirigen las actividades más importantes en el mundo de los negocios y es considerada la organización fundadora de la difusión de la cultura de la calidad, la excelencia y la innovación en 179 países. Este trofeo simboliza un compromiso con los principios de la calidad. El modelo de gestión QC100 Total Quality Management, junto con el programa Quality Mix, cubren en los medios de comunicación lo ocurrido durante la convención y su impacto en la comunidad y el sector empresarial, creando una plataforma inigualable para la mejora continua dentro de la organización y un reconocimiento de los logros de la empresa a nivel internacional. Los premios se entregan a aquellos que están comprometidos con la mejora de la cultura de la calidad basada en los principios del modelo QC100 Total Quality Management. Los candidatos son propuestos por líderes de empresas que han sido anteriormente galardonadas y que consideran merecedores de este premio. También pueden resultar nominados los candidatos que tengan méritos especiales. El Comité de Selección del Premio Internacional BID a la Calidad elige entre ellos a las empresas ganadoras que reciben el premio en Nueva York, París, Ginebra, Fráncfort, Madrid y Londres.